viernes, diciembre 01, 2006

Los libros, desde la cuna



Como ven, es literal.

Nuestra casa es más bien pequeña, así que cuando llegó el segundo de los piratas tuvimos que reconvertir el estudio-biblioteca en dormitorio hasta tanto pase aquél a compartir habitación con el mayor o nos mudemos a una casa más grande (entonces podré dejar de escribir en la cocina o e el dormitorio). Así que el arrullo de los libros ha sido para él una sensación reiterada desde su tercer mes de vida.

No es que no nos hubiéramos fijado antes en estas circunstancias, pero desde que me topé con el texto de Doberti sobre las otras sensualidades de las letras, creí oportuno convertir mil de mis palabras en una imagen.

Todo sea que, como apuntó Lula con su experiencia personal en aquella entrada, de mayor haga caso omiso de toda índole de letra impresa… Aunque en estos casos siempre se puede acudir a la amenaza de desheredación como método de fomento de la lectura.


___
___
Technoradas

9 comentarios:

  1. Pormenores paramétricos posada propia, parece problema público presente... Poderoso problema...
    'Pacios para picar palabras (por papel, por portatil, para poesía...) prestos para picotear, para papear, parece positivo (posees próximo pábulo)... Pero Phernando, 'pacios para pernoctar (paréntesis: Par para producir proles) poco propiado para producir palabras... ¿Prolepsis para picotear pareja? Poco, poco... Pendencieras picardías parejiles... poco propiadas para producir poemas...

    Para proles, pienso, permanecer pernoctando próximos punto posada para poner papelerías protoliterarias puede producir phenomeno psicomágico... Precaución pues, poreso: Perola proles poco potentes para pacto philosófico... Pero permeables para palabras philarmónicas...

    Pablo

    ResponderEliminar
  2. Creo que es la base. a los bebés hay que ponerles libros en la cuna para que se rocen con ellos, hay que leerselos en alto aunque creamos que no nos comprenden y hay que ponerles música (buena música) desde que están en la cunita.
    A propósito tu niño cuando abre los ojos, lo primero que ve son los libros, eso ya ayuda. Ojalá a mi me hubieran hecho lo mismo.
    Y auanque parezca que reniegan en la adolescencia, luego no tendrán más remedio que acudir a ellos en busca de auxilio. Está grabado en su cerebro, los necesitarán.
    Yo quiero un papá así.

    ResponderEliminar
  3. Seguro que el nene sale un erudito!
    Te felicito Fernando.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Pablo Precioso, preciso, Pablo.
    Pero por picardías parejiles, presente poco propicio (proles producen pernoctas problemáticas, postración permanente progenitores, ...); plus propiado para poemas, pues.

    Ula Yo quiero ser un papá así. Otra cosa es conseguirlo. Es duro.
    Muchas gracias por tus hermosas palabras.

    Athos Agradezco mucho tu apoyo, noble Conde de la Fère.

    ResponderEliminar
  5. Mi hijo mediano tiene un cuarto para el solo. Lo llenamos de estanterías y colocamos los libros que íbamos comprando mientras encargábamos la librería del salón (aun no la hemos comprado).
    En la librería que está a en su cabecera tiene las obras completas de Ortega y Gasset, el Quijote en varias ediciones, un colección de clásicos de Edaf en piel y papel cebolla y muchas más joyas.
    Enfrente de su cama tiene la enciclopedia británica y todo tipo de libros de viajes, atlas, arte, arquitectura y urbanismo.

    Me ha salido multimedia, mucha música, mucho cine y mucho ordenador, pero le ha quedado un gusto por los atlas y el urbanismo. Se baja con la mula los planes parciales del Ayuntamiento de Madrid, no sé bien para qué porque él estudia informática.

    ResponderEliminar
  6. Phernando...

    Participo -par- problemática parejil por púberes presencias próximas. Preciso pormenorizar pensamientos -pecaminosos- previos presencia proles por pareja... Para perseverar...

    ¿Podrías pedir progenitores propios, par progenitores pareja, posean proles puntualmente?

    Para pareja pueda platicar, picotearse, pupilearse par palparse, prevaricar por pocas prendas... Pervertir picardías privadas para pupileos proletarios...

    ...Posiblemente plus proles psteriormente! Precaución...

    :)

    ResponderEliminar
  7. Lula Yo también soy un fanático de los Atlas de todo tipo: físicos, políticos, históricos... hasta los de vistas por satélite. Mi fetiche era un globo terráqueo de los que se iluminaban. Y —supongo que hay una relación directa— en su día también me dio por los planes urbanísticos; aún hoy me encanta ver esos planos en colores, distribuidores de usos, parcelaciones, etc.
    Pero es que lo mío no es normal; no sirve de ejemplo.

    ResponderEliminar
  8. Eso, así se hace, fomentando desde la cuna la lectura. Esperemos que la cotidianeidad de ver libros lo impulse a sumergirse en ellos, a ser un favorecido más por la magia de las palabras. Enhorabuena.

    Saludos desde Chile.

    ResponderEliminar
  9. Teobaldo Muchas gracias por tu comentario. Devuelvo multiplicados los saludos hacia Chile (me quedo impresionado).

    ResponderEliminar

¿Y ustedes qué opinan de todo esto?