viernes, mayo 11, 2007

Desvarío

Esos pasos cortos del día hacia la noche,
esos lugares inconscientes
—guiñapos de las horas,
andrajos interminables—
que el estanque asoma bajo el sol,
son puñetazos de nieve contra el mundo.


El sol rasga hechizos harapientos en las nubes del crepúsculo. El día se muere.

___
___
Technoradas