jueves, septiembre 20, 2007

La post-rentrée


Lo había visto en el inframundo de Telémaco antes de vacaciones. Y me lo había tomado, si no a risa, al menos con gran distanciamiento. Ahora, al intentar retomar el gobierno de esta nave a la deriva, lo he encontrado entre los borreguitos de Antonio y compañía.

Pido perdón por lo reiterativo, pero es que no deja de ser lo más ilustrativo posible de esta pasada quincena septembrina en territorio enemigo.






Ahora bien, como no dice el refrán, después de subir más dulce será el descenso. En el rencuentro con mi sobrecargado y cortocicuitado Bloglines he topado con varias sorpresas que calificar de agradables sería muy insuficiente.

Pero no es cuestión de empacar todo en el mismo saco. Elogiando la lentitud, iremos por partes, que bien lo merece.

Gracias por seguir aquí.