sábado, febrero 09, 2008

Del amor: tópicos, mentiras y falsedades (I). Pasión.

Regresó del baño y se tumbó de costado sobre la cama cual indolente sultana, procurando ocultar una expresión de picardía difícil detrás de las gafas.
—Oí decir una vez que el tiempo es como el amor. Una transición, una corriente en la que no existe pasado ni futuro.
—Sólo un presente.
—Imperfecto.
El amor. Otra vez; siempre. ¿Qué era para él? ¿Una alteración patológica de la voluntad? No, más difícil: una variable permanente e indescifrable. ¿Y para ella? ¿Acaso un hechizo ilusionado? No, más fácil: una dirección a seguir, un destino a alcanzar. Un anhelo alimentado día a día.
¿Amor? Un esfuerzo difícil. Una borrachera de lubricidad a oscuras, una cáscara de bajezas inconfesables recubriendo una ternura frágil. Frágil, como el hilo de la vida. El amor es frágil, es de una dureza ciclópea y abisal. El amor es el otro, él y ella. Ser otro y cuidarle, vivir desviviéndose.
Conclusiones. Síntesis. Sin axiomas, ni dogmas, ni verdades.
—¿Y la pasión? ¿El amor apasionado e irresistible? No puedes negar que exista. ¿O me vas a dar ese disgusto?
—¿Te refieres a ese caos autodestructivo inventado por los románticos del diecinueve? ¿Esa fuente de sufrimiento y falsedad que suele terminar arruinando una o varias vidas?
—Bonita descripción para un burgués gentilhombre.
—Puede que lo sea. Esa pasión —continuó él acentuando irónicamente la palabra— es una más, y bastante poderosa por cierto, de las muchas formas inventadas por el ser humano para amargar y desgastar su ya de por sí corta y miserable vida. Esa acción de padecer sin objeto ni fin alguno no me convence, ni tampoco me parece una variante del amor, del amor de verdad, no un decorado de cartón piedra, un disfraz inventado para ocultar otro tipo de deseos.
El artificio y la inutilidad eran piquetas implacables. Si acaso, sería una deformación del amor, una deformación como la que producen los espejos cóncavos. Lo sublime en los espejos del Callejón del Gato.
—Dicen que unos días de pasión valen por toda una vida.
—¿Y una vida, por qué vale?
Amor. ¿Una contradicción? ¿Por encima de todo? Por encima de nada, porque nada hay más allá. Detrás sólo queda la muerte, la nada, o como quiera llamarse. Basura cósmica. Mentiras vanidosas. Fé o no fé. Ya, pero el corazón busca… ¿El corazón? El corazón bombea sangre y nada más. Se ama con la cabeza, con la razón, origen de todos los sentimientos humanos, auténticos o ficticios.
—No sé si conoces la historia de la dama española que se casó con un almirante turco y acabó siendo una de las mujeres más afamadas del Imperio.
Era una anécdota que había leído en las Cartas desde Estambul de lady Mary Wortley, y se supone que transcurrió a finales del siglo XVII o principios del XVIII.
—No, no la conozco, pero suena bien —aventuró ella mientras se quitaba las gafas, pues, como sabe toda buena miope, sin ellas se escucha mejor.
(…)

Amor sacro y amor profano, Tiziano Vecellio, ca. 1515. Galleria Borghese, Roma.

___
___
Technoradas |

14 comentarios:

  1. Estupendo!
    Soberbio, inconmensurablemente apasionado desde la 1a. líena enemiga a la que nos tiene a-costum-bra2, con una pizca de pudente lirismo homenajeando a los espejos de Cat,s Street:)

    No tengo nada más que decir ; salvo que el único eclipse total del año será el 1 de Agosto, sólo en Siberia.

    Hasta entonces;)

    ResponderEliminar
  2. El amor de verdad. Cúal es el amor de verdad?,
    va cambiando, creciendo y va provocando diferentes estados en la persona que ama.
    La pasión para mi, es sólo un estado, generalmente del comienzo de una relación amorosa.Algunos son capaces de mantenerla de por vida, eso me apasionaría realmente.
    No tiene por qué ser autodestructiva, construye otras cosas importantes para la relación. El deseo físico de la persona amada unido al deseo de disfrutarla por entero, de conocerla más y más, de ir descubriéndola, de ir creciendo al lado de quien amas...y que crezcan los sentimientos...
    Pero la pasión creo que es necesaria, y no dependede la relación, si no más bien de como sea cada persona.Los
    que somos así lo somos en general en todos los ámbitos, el amor es una situación más. Vivir todo con pasión, todo lo que haces en la vida, es algo que te sale de dentro, no lo puedes evitar.

    Cuadra bien lo del abrazo apasionado, pero casi que lo dejo en un abrazo de verdad, como ese amor sin disfraz.
    ana.

    ResponderEliminar
  3. Hablar del amor, lo que mueve al mundo, no es cosa sencilla. Tu lo dices bellamente y con profundas reflexiones.

    El amor-pasión es cierto que puede ser autodestructivo, pero no fue inventado por los románticos del diecinueve, desde siempre ha existido, desde que existe elser humano. ¿Lleva falsedad? no se, me parece que no, lleva instinto, emoción, ansia de posesión, deseo. Y es bellísimo, aunque dure menos que el amor-dulce o amor cuerdo, por llamarlo de alguna manera.

    Dionisio y Apolo juntos, eso me parece que es el amor. Desafortunadamente, el ser humano insiste en separarlos.

    Un excelente relato, Fernando.

    ResponderEliminar
  4. Arduo tema este del amor. Tan arduo que la literatura lleva algún que otro milenio dándole vueltas y sin cansarse ni llegar a una conclusión definitiva. Muy interesante debate ahora que se acerca el día de San Valentín.

    ResponderEliminar
  5. No soy miope pero me voy a poner las gafas...
    Romanticismo? el mumdo de los instintos, de los sentidos, el más alla de la realidad o mejor dicho el sentimiento que hace real la realidad ya que es la forma en singular de percepcion personal de la misma a traves de los sentidos... un caos?...pues bienvenido sea o nos habremos cargado mas de la mitad de la literatura... entre la realidad y el deseo siempre se encuentra el alma humana.
    Fernando, pero ¡ que bien escribes condenao!

    ResponderEliminar
  6. Me quedo con esta frase:

    "Dicen que unos días de pasión valen por toda una vida".

    Supongo que si la pasión fuera diaria, no sería pasión, sería un evento mas de nuestra rutinaria agenda.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Estoy con lo que dice Butterfly,
    si la pasión fuera diaria, no sería pasión...
    acabaríamos agotados por ella.

    ResponderEliminar
  8. Pregunta: que merece mas la pena vivir, un apasionamiento efimero(mas bien fogosidad) o una amor de los que podamos decir verdadero aunque no siempre salten chispas? ¿Por cual luchariamos para conservar?
    ¿Hay que ser consevador en esto del amor?

    ResponderEliminar
  9. dueña:
    Siempre que sea amor, si, claro,
    pero a veces muchos hemos confundido el amor verdadero con eso del acomodamiento, con llevarse bien y poco más.Es suficiente?
    La pasión no es fogosidad, aunque a veces vayan juntas. Pero no siempre, todo lo que va implícito es es único ingrediente.

    un abrazo,
    ana

    ResponderEliminar
  10. También unos días de pasión pueden destrozar para siempre una vida. Una vida que se tarda mucho tiempo y mucho trabaja construir.
    Ni siquiera una gran pasión compensa semejante destrozo.
    Es lo que no entramos a valorar precisamente en estos tiempos tan efímeros.

    Bueno Fernando, es un gustazo todo: el texto y el cuadro. Una maravilla del renacimiento italiano. Vaya lujo!

    ResponderEliminar
  11. no-no Me ha llegado lo del prudente lirismo.
    Quizá se complete con las siguientes partes... ;)
    Ahí, el primero en la línea de fuego. Gracias.

    Ana Creo que es absolutamente imposible mantener de por vida el mismo estado del comienzo de una relación. Si ésta se quiere mantener, ha de transformarse. Concretamente, ese delirio no flamea, sino que permanece en forma de brasa, aparentemente sofocada, pero incandescente con tan sólo un leve soplo. Prefiero quemarme poco a poco, muy despacio, que dure, tornar una y otra vez como hacen los niños con lo que les gusta. Intensamente.
    Quizá sea un tonto prejuicio contra la palabra pasión, pero la relaciono con ceguera, ofuscación. Y me gusta tener todos lo sentidos alerta en mi entrega.
    Venga ese abrazo.

    Magda Pero ocurre que siempre suele pesar más Dionisio que Apolo, si le dejas. Esa prevalencia es la que inventaron los románticos, aunque, como bien dices, exista desde siempre.
    Muchas gracias. Gran cumplido, viniendo de donde viene.

    César Nunca viene mal un poco de polémica y discusión sana entre vecinos. Enriquece. Y, en efecto, el tema viene bastante ajustado al fasto amoroso.

    Pompas Muchas gracias. Pero, si es cierto, no soy el único que escribe bien. Ya sabes…
    Los sentidos, ya lo dijo Platón y lo confirmaron muchos otros después, son engañosos, celadas de la madrastra Naturaleza. El alma tiene la capacidad de discernir entre realidad y deseo; pero ese caos sólo conoce a éste y tiene esa única dirección. Hay miopías oculares, pero también ontológicas.
    A su salud.

    Mariaje También hay magia en la vida cotidiana. Un beso robado, una caricia inopinada, una picardía a destiempo… Es cuestión de encontrarla, cuando no estamos demasiado cansados o cegados por la dura realidad.

    Ana De nuevo... Ummm...
    La... pasión (¡ay, qué urticaria!) no es la que cansa, sino la vida. Por lo menos a un servidor.
    Una cosa es ser antirromántico militante y otra un distante calculador.

    ResponderEliminar
  12. Mi Dueña Yo en esto me declaro monárquico absolutista. Yo de súbdito, claro.
    Que no es lo mismo que tirano: DRAE .•3.«Dicho de una pasión o de un afecto: Que domina el ánimo o arrastra el entendimiento»

    Wodehouse Estuvimos admirándolo in situ (como dicen los grandes latinistas) hace un par de meses. Junto con otras maravillas de todas las épocas.
    Si me lo permites, te recomiendo el pequeño (en tamaño) lujo Veinticuatro horas en la vida de una mujer, de Stefan Zweig, editado hace poco por Acantilado. Una mujer, de forma inopinada, destroza su vida en un solo día loco y apasionado.
    Me alegra ese alineamiento.
    Un beso.

    Ana Me temo que las partes sucesivas van a traer cola...
    En todo caso, las mujeres (e incluso los hombres :D) de este vecindario saben distinguir bien el amor reposado del acomodamiento hueco.
    Otro abrazo de esos ;)

    ResponderEliminar
  13. My Fer Nando: No solo te permito sino que te ruego me recomiendes todo aquello que pueda influir en mi formación "academica" (tal y como la entendemos, de esa forma tan sui géneris y lúdica , nosotros), para eso eres mi pigmalión.
    Gracias, trataré de "pillar" el libro.

    En cuanto a la visita in situ de la galería Borghese, pues lo tomo con la lógica resignación de quien sabe que existen unos poquitos privilegiados y luego estamos la gran masa social amorfa...siempre lo mismo, no varía...

    Un besazo muy muy masificado!. muack.

    ResponderEliminar
  14. Wodehouse Para qué nos vamos a engañar: sí me considero un privilegiado. Pero pienso que los dones están repartidos. A veces mal, pero repartidos. Así que lo que yo no tengo me lo prestas tú, y al revés. Aprendemos y enseñamos (el espíritu de Aprendices, por cierto). Es lo grande que tienen estos inventos virtuales.
    Un gran abrazo, sister-in-blog.

    ResponderEliminar

¿Y ustedes qué opinan de todo esto?