viernes, agosto 15, 2008

... à la méditerranéenne.

Un paseo por la que llaman la millor terra del mon.




Azules


Sol capturado en la parra


Algo de culturilla: reproducción del Patio de mosaicos del templo de Innana, en Uruk.


La montaña, siempre a poniente.


A la sombra de la higuera.


Creciente

Relax (don't do it)


Puerto nocturno.


Estratos.


De lejos.




Por supuesto, reincidimos en la otitis sabatina (no puede ser de otra manera), nada más llegar;



lo que nos permitió, preceptuado el uso de tapones de cera y gorro de silicona (cómo, si no, mantener apartado de la amniótica orilla del Mediterráneo a un futurible), conocer el origen del legendario Aviador Dro.


Y es que no hay nada como el hogar.

___
___
Technoradas