jueves, septiembre 11, 2008

Impresión

Hay colores en el cielo,

colores de cándida alegría

con que la tierra apuñala

a sus hijos cada mañana.




Hay soles que vagan eternamente

por el cielo, y arrastran la condena

de no haber sentido el dolor

en el fondo de su alma.



Sentir y sentirse en la vida. Dolor como antídoto, a falta de otros más dulces, ante la aterradora nada.

___
___
Technoradas |