sábado, octubre 04, 2008

Meme time, jam sessions (II)

Cosas sin importancia que nos hacen felices día a día.

Mi muy apreciado y nunca suficientemente ponderado colega Óscar es el imputado en el otro meme que me ha caído encima en pocos días. Hay que aplicarle, eso sí, los atenuantes de enajenación mental transitoria y familia numerosa in promptu... aunque lo uno va unido a lo otro, así que lo de “transitoria” está por ver. Y también le redime en parte lo amable de la patada a seguir, a saber: enumerar seis (¿y por qué séis? ¿se le habrá ocurrido a algún taurino?) cosas, detalles, matices, sentimientos o un largo etcétera que nos hacen pasar, que es lo nuestro, con menos esfuerzo la jornada. Por lo que, sin acritud, procedo a cumplir con lo solicitado.


Dormirme abrazado.
Contemplar la carita de mis piratas mientras duermen. O incluso asistir a los elaborados monólogos en esperanto que declama el mayor mientras está con Morfeo. Y, sobre todo, ese «quédate un poquito con nosotros…».
El olor a salitre, a puerto, a mar...
El momento en que se encuentra le mot juste, la palabra exacta, única.
Una sobremesa larga, pausada, perezosa, en amistad. Con café.


Y ahora toca llamar a la palestra a un grupo de incondicionales que suban al escenario con su propio instrumento y sigan este memento. Que son: Wodehouse, por ser fija de plantilla; Mafalda, por haberse asomado a este territorio con imprudencia temeraria; a Susana, por instigadora y cómplice de la anterior; a M@k, por seguir la cadena de venganzas; a Miguel, porque se me esconde demasiado; y a Mita, entre otros muchos y justificados motivos, porque todavía no le ha tocado ninguno.

___
___
Technoradas |