jueves, noviembre 20, 2008

Tipos móviles

No, no se trata de unos hombres que tienen tendencia a moverse de un sitio a otro, a no estar quietos y a enredar. Que también. El nombre trae causa de un artefacto inventado por un tal Gutenberg. Un hereje, seguramente; o uno de esos que no ligaban ni bronce y se dedicaban a leer, a inventar y todo eso. Así lo explica la Wikipedia: «Los tipos móviles son unas piezas habitualmente metálicas en forma de prisma. Creadas de una aleación llamada "tipográfica" (plomo, antimonio y estaño). Cada una de estas piezas contiene un carácter o símbolo en relieve e invertido especularmente. La invención de los tipos móviles se atribuye a Johannes Gutenberg.»

El caso es que el lado oscuro de la fuerza edición es irresistible. Y un auténtico adalid como mi swami ha sucumbido de lleno. Y si no tenía suficiente con su Trama y Texturas, al hilo de tan suculenta experiencia ha puesto en marcha, al calor de la editorial Trama. Y así relata la experiencia:
Con modestia.
Casi casi callandito...
Despacio. Buscando el ritmo diesel.
Siempre buscando el fruto de las conversaciones.
Primero fue la conversación...
De ella nació la revista Trama y texturas con su blog.
La conversación siguió. Se fue juntando más gente.
Llegaron los Tipos móviles con sus dos primeros libros: 'el sabio' y 'el paradigmático'.
Hemos puesto ahora en marcha casi casi callandito el blog.

Y a este Ferrari Diesel se remite un servidor para aprender mucho y bien sobre el mundo de la edición.
Aunque suponga rendirse un poco al... bueno, al del otro lado de la barricada, ya saben. No sé... La caña la dejaré para otro día, no muy lejano, por cierto.

El caso es que he leído una de sus banderas, la paradigmática, a trozos eso sí, a través de la revista. Y es un libro de los de citar continuamente.

Aprendan, aprendan de este Aprendiz. Y no se arrepentirán.

Servidor se dejó fotografiar con una tarjeta paradigmática en el bolsillo de la camisa, a modo de pañuelo intelectual, para fardar un poco y dar a entender que uno está a la ultimísima y se codea con lo más granado del mundo del libro. Y, de paso, para ver si se me pega un poco de sabiduría. Porque no hay que ver más que la talla de las recomendaciones. De vértigo.



___
___
Technoradas |