viernes, diciembre 19, 2008

Cuentos para gente impaciente

.
Cuentos para gente impaciente, de Javier De Ríos Briz, Bubok 2008.


Además de estropear un poco más la cámara de fotos, la estancia en Tenerife me ha servido para releer y tomar estos apuntes sobre este primer libro de Javier.

La momia. El buen hijo. El arte de contar. El genio. Mi capitán. La vida sigue, papá. La matanza. El mensaje. El último golpe. El desaparecido. La perfección de los surcos. Para gustos están los colores (o el erotismo de los fracasados). Secretos de familia. Monólogo para un sonotone.

Títulos llamativos y prometedores. Son los títulos de los cuentos para gente que quiera saber el secreto que puede ocultar un hijo perfecto, si puede encontrarse una momia en un pueblo castellano, o qué clase de erotismo destila el fracaso, entre otras variadas propuestas que la pluma de un escritor puede trasladar de la imaginación a la literatura. Gente que lo quiera saber y lo quiera saber ya. Porque las historias de este libro responden a la definición canónica de cuento: una serie de incidentes de ciclo acabado con un argumento esencial sin grandes intervalos de tiempo ni de espacio y rematados por un final imprevisto, literariamente adecuado y natural.

Un libro de cuentos que, como todo buen libro de cuentos, resulta a veces hilarante, a veces inquietante, a veces desolador. Una serie de relatos muy heterogéneos, incluso en su extensión, ya que en algunos casos no llegan a una página y en otros superan la docena. Cuentos escritos con una frescura que algunos echamos tanto de menos para nuestras palabras, y que suponen un auténtico don con el que se nace; una pericia que no se aprende ni se aprehende, y que, como mucho, se puede encauzar. Historias hilvanadas sin florituras ni concesiones estilísticas vanas, con sobriedad y un estilo recio y directo. No en vano algunas han sido premiadas en distintos certámenes de relatos cortos.

Además de una escritura lozana e impetuosa, quien lea estos cuentos podrá encontrar una variedad de situaciones fieramente humanas contadas o descritas con la misma imprevisibilidad con que los sapiens (es un decir) conducimos nuestra existencia; podrá encontrar una combinación de caprichos, azar, causalidad, sentido común e incoherencia en forma de relatos sobre la vida misma.

Aún hay otras circunstancias que reseñar sobre Cuentos para gente impaciente, como su licencia y su forma de publicación o la labor escritora paralela de Javi de Ríos, pero eso lo podrán encontrar en el blog de 3G, autoproclamado libro amigo de estos Cuentos.

Y es que, o mucho me equivoco, o Javi también es de esos que antes que la paja en el ojo ajeno se fija más en la viga de su ojo.


___
___
Technoradas |