viernes, febrero 06, 2009

Lo de Poe

Qué no se habrá dicho ya sobre Edgar Allan en todo tipo de blogs, suplementos, revistas, etc., a estas alturas del bicentenario de su nacimiento. Pero, como este es un blog muy serio y muy formal, se da cuenta del fausto.

Para no redundar más en lo déjà lu, déjà connu, me limitaré a reproducir un fantástico (adviertan el sutilísimo juego de palabras de este rapsoda) cortometraje copiado sin escrúpulo alguno de Apostillas Literarias. Es una curiosa puesta en imágenes de El corazón delator, mi cuento preferido de entre los que he leído de Poe (que no son todos, ni mucho menos).




En una próxima entrada haré un pequeño homenaje al bostoniano a través de un microrrelato. Para que no se diga.

___
___
Technoradas |