lunes, febrero 09, 2009

Yo estuve allí

Un estupor angustioso dominaba semblantes y ánimos de los miembros de la comisión investigadora después de escuchar el relato de los hechos detallado hasta la náusea por aquel sujeto al que nadie recordaba haber llamado a declarar.

La presidenta, titubeante, con voz trémula, acertó a preguntarle cómo podía saber todo eso, cómo había llegado a conocer esos detalles.

Fue entonces cuando el horror, el horror insaciable, ilimitado, salvaje, el pozo más oscuro y abyecto de la mente humana se abatió sobre todos ellos al escuchar la respuesta.

―Porque yo estuve allí.


___
___
Technoradas |