lunes, marzo 02, 2009

Estupefacientes (XV). Creación

.
«El artista está solo, abandonado a la mudez y al ridículo. Se avala a sí mismo. Él comienza sus cosas y él las termina.




Obedece a una voz interior que nadie escucha. No sabe de dónde viene esa voz y desconoce, en definitiva, lo que va a decirle».

___
___
Technoradas |