lunes, febrero 22, 2010

Confucianismo y confusionismo


Dijo el Maestro: «En la antigüedad tenían tres defectos que los modernos han superado. En su impetuosidad no toleraban pequeñas restricciones; hoy la impetuosidad lleva a una conducta licenciosa. En su engreimiento eran sólo encopetados; hoy el engreimiento es iracundo. En su estupidez al menos eran rectos; hoy la estupidez es retorcida».

Y más tarde añadió: «Sólo los muy sabios y los muy necios no cambian».





Este anuncio apareció hace unos días en el tablón de anuncios del departamento de cultura del ayuntamiento. Supongo que los discípulos del gran brujo confundieron la dirección de las oficinas de los grupos políticos con la de cultura. Claro está que, con toda probabilidad, desconocerían las palabras del Maestro al respecto: «Las que nacen con conocimiento son las personas superiores. Después están las que adquieren conocimientos por el estudio. A continuación siguen las que estudian a pesar de ser torpes. En último lugar están las que son tontas y no estudian».

Más de treinta años dedicados al estudio de los trigramas y exagramas del I Ching. Más de treinta años, porque dijo el Maestro: «Tengo cincuenta años. Concédanseme más años de vida y me dedicaré al estudio del I Ching. Así evitaré errores graves». Y todo para acabar delante de este papel.
Las citas corresponden a parágrafos de las Analectas. Traducción del francés de Luisa Fernanda Aguirre de Cárcer.
___
___
Etiquetas