domingo, septiembre 05, 2010



esos pasos cortos
del día hacia la noche,
esos lugares inconscientes
—harapos de las horas,
andrajos interminables—
que el mar asoma
bajo el sol,
son golpes de luz,
puñetazos de nieve
contra el mundo
tangible, cotidiano