miércoles, marzo 18, 2015

Camino de regreso


Uno de esos momentos sin tiempo.
Un cuerpo sin materia, un espacio derramado.
Un refresco del año joven, no por esperado menos reconfortante.


Una sorpresa perpetua cada primavera.